Felicidades a los “Nadies”, pesebres de amor sin olvido

fdffdsfds

No voy a poner la típica felicitación de Navidad. No siento que deba hacerlo cayendo en la superficialidad instaurada por lo correcto y el consumo de frases bonitas que aunque buenas, no se ajustan a la realidad de millones de personas que lo están pasando mal por diferentes causas, me centro en el desempleo de personas profesionales, dije personas si, antes de profesionales somos personas. Todos conocemos de cerca personas que lo están pasando mal, el paro extenso en el tiempo genera además de pobreza, sentimientos de indefensión, falta de esperanza, desasosiego y muchas veces depresión.

Cada día de este año que se nos va rápido y veloz en el tiempo, y lento en sus frutos, ha sido un reto, una batalla vencida dentro de nosotros mismos, levantarse sin tener ganas, sonreír cuando no se puede, animar al de al lado.

Recuerdo un capítulo de la serie  “la que se avecina” serie que bromas aparte, suelo ver repetida, porque me hace reír.  “La mujer de Amador decía a una vecina cuando no tenía nada de comer para dar a sus hijos que cambiaba el reloj de hora por las mañanas para que sus hijos no se dieran cuenta de que tocaba desayunar.” Conozco personas que añaden agua a la leche porque no tienen dinero para comprar más leche, los niños sonríen porque no se enteran. No crean que esto pasa solo a las personas sin hogar. Entre las risas del capítulo se hacen patentes muchas realidades que pasan desapercibidas para muchas personas que pensando que lo tienen todo, no miran a su alrededor. Diréis, ¿y tú que haces? Sería feo decirlo pero entre otras cosas sobrevivir. Tengo absoluta empatía con toda la gente que está en circunstancias penosas, desempleo, enfermedad, marginación, desigualdad social. Trato de aportar mi granito de arena en mi entorno más cercano, ojalá pudiera llegar más lejos. Lo hice cuando tenía y lo sigo haciendo.

La vida te enseña y eso pasa con la edad que hoy estás arriba y mañana quizás abajo, todo es aprendizaje que da frutos, te hace crecer, es la purificación de los apegos… Recuerdo que hace 7 años tenía trabajo, un buen empleo, no por su salario, sino por la misión encomendada donde la vocación es más grande que el propio empleo. Me sentía satisfecho de ver que podía dar el “plus”. Recuerdo que viajé mucho en aquellos tiempos, conocí personas de distintos países, nunca viajo para ver monumentos, aunque los aprecio, me gustan las gentes, la diversidad, es la mejor huella de un buen viaje.

Pues todo eso pasó, no añoro el bienestar económico, añoro poder seguir trabajando en lo que me hace feliz, para lo que valgo, parte del sentido de mi vida.

Por eso no voy a poner arbolitos de Navidad, ni felicitaciones al uso. Que mi sinceridad sea empatía para los que como yo, sufren en estos tiempos donde las familias se reúnen, donde parece que el amor es más intenso, donde todos queremos ser un poco mejor, donde la palabra solidaridad se hace cotidiana.

Amigos, conocidos y conocidas de LinkedIn, os deseo no riquezas, no apegos, os deseo que juntos podamos humanizar esta red, que juntos, podamos ver al otro que sufre, que juntos hagamos que la palabra solidaridad cobre sentido y se sustancie en hechos, vengamos del sector que vengamos, podemos hacerlo. Que el negocio deje paso a la ayuda, al abrazo, a la recomendación, al “boca, boca” que tanto ayuda en la búsqueda de empleo. Calcemos las sandalias de los demás. Es tan sencillo y lo hacemos complicado, tu que trabajas puedes recomendar a otra persona que conozcas en tu empresa, no tengas miedo que te falle, somos falibles si tu estuvieras en su piel querrías que esto pasara. No son enchufes, son abrazos de solidaridad. Lo pido por todos los profesionales desempleados que de forma proactiva estamos cada día con mayor o menor acierto buscando un trabajo para dignificar nuestras vidas y la de nuestras familias.

Felices fiestas, Feliz Navidad, Ayudarnos a soñar despiertos, seamos más humanos eso es lo que os deseo y deseo para mí mismo, si indagamos en lo perfiles veremos dos cosas importantes…. Uno el nombre y apellidos de la persona, y otra cosa que veremos es el tiempo que lleva sin trabajar. Recordemos esto a la hora de juzgar en la red, detrás de ese nombre y esa fecha se esconde un mundo de emociones que solo la persona conoce y el respeto debe ser infinito.

No usemos la omisión, por decirlo de alguna manera. Es el pecado mayor que nadie confiesa, podemos dar diez y damos cinco. Esto redunda en nuestros hijos, en los valores que les transmitimos… Educar en casa, enseñar en la escuela.

Gracias a todos de corazón por este año con vosotros en la red, por lo mensajes de apoyo, por los gestos que no se ven, por vuestra cercanía, por vuestras experiencias, por vosotros acompañantes de este viaje que a veces vas en preferente y otras en turista.

José Luis. Adelante…

Anuncios

5 thoughts on “Felicidades a los “Nadies”, pesebres de amor sin olvido

Comenta la entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s