Distimia… Te regalo mis cosas porque me voy

 

No podemos confundir la sensibilidad con la susceptibilidad. No hay fuertes, hay personas hechas fuertes por las experiencias vividas, normalmente suele ser así.

maxresdefault ...
Pasarse la vida queriendo ser buen@ porque de niño siempre les dijeron “no eres buen@… Vais a matar a tu madre.” Personas que todo lo perciben con intensidad, la alegría, la tristeza, el dolor ajeno, el propio, personas que continuamente se persiguen así mism@s tratando de ser aquello que le dijeron que no eran, personas que, en los inicios de su juventud, sintieron ya la tristeza quizás de un familiar de referencia y desde niños el miedo a la muerte del familiar les hizo ser miedosos y buscar la perfección. Adaptaciones perversas a situaciones dramáticas sobrevenidas desde niños.

Este bucle destructivo en la edad adulta hace mucho sufrir, son personas que de base son buena gente, con grandes valores, generosas, dadivosas, entregadas, aplicadas que cuidan el detalle. Personas que sin quererlo o pretenderlo pueden hacer sombra, pues no está de moda muchos valores que prodigan y expresan en estos tiempos. Grandes incomprendidos de ellos mismos y de los demás, etiquetados de conflictivos sin serlo. Cuando me he topado con personas así siempre le hices la misma pregunta. ¿Cómo te sientes? Son personas transparentes no puede fingir sus emociones, su lenguaje corporal les delata. Son personas que con una especial hipersensibilidad a cualquier tipo de emoción que le entra, sin remedio, por un gesto, una palabra aparentemente simple para los demás. Personas que empatizan con todo, y no pueden evitar sufrir. Es como una locura que no lo es, porque están en continuo cuestionamiento personal y suelen restarse más que sumarse, haciendo a los demás ídolos y verdugos. Se defienden porque ellos son expertos en acusarse sin piedad.

maxresdefault

Son niñ@s dañados de adultos. Sufren todo esto en silencio con emociones que van desde la incomprensión y la tristeza, culpa continua, sienten que no son de este mundo. Regalan sus cosas anunciando que se van. Son muy conscientes de la muerte desde niños, algo que la vida te va enseñando en el momento adecuado, ellos la tuvieron como asignatura desde niños y saben moverse en ella, no la temen y la idolatran porque el sufrimiento interno es tal, a veces, que es la única solución a esa forma de ser. Soñaron que no habían nacido repetidas veces, producto de su sufrimiento interior.

Si en tu vida te encuentras con alguna persona así, no seas cruel, mira su interior, empatiza, acaricia, escucha, no juzgues sus malos momentos, no son tóxicas, son personas que viven en un campo de concentración interior

En resumen, son personas con Distimia, han padecido depresiones pero no se les cataloga como depresiones, desde niños han tenido episodios y han perdurado en el tiempo, personas que no son amigos de las bacanales culinarias, que tienen el sueño alterado, que sienten la tristeza y el desánimo. La padecen de forma crónica durante toda su vida. La melancolía es su cruz y su gloria, pues puede ser muy creativos y al mismo tiempo pueden estar en inmersos en una profunda tristeza que se acompaña de ansiedad, lo que imaginan que puede pasarles, miedos. No son locos, no son raros, no son conflictivos. Muchas veces estas personas tienen una genialidad arrolladora, carismática, porque siempre quieren hacer el bien. Personas que saben muchas veces ayudar a los demás y bien y a ellos mismos no lo logran. Buscan la excelencia en todo rozando la perfección que les ahoga como un yugo en la vida. Y lo consiguen, pero su transparencia y sinceridad hace que la gente les tema. Medicadas largos periodos de tiempo, y a veces sin acceso a psicoterapias que les ayudarían mucho.

Se inmolan en la vida. Viven en la vida sin un cómodo sillón para sentarse y vivir de pie agota. Esto les hace siendo competentes tener faltas de memoria, concentración, tener fallos cuando son muy competentes, hundirse la autoestima continuamente y vivir en un infierno constante que solo los que lo padecen saben lo que queman esas protuberancias solares.

A esas personas les ayuda más el cariño que la persecución y normalmente siempre tienen perseguidores porque les cuesta poner límites y esto ya sabemos cómo es en la vida, colonizar al otro es el deporte nacional. Son grandes incomprendidos. Son grandes resilientes no reconocidos. Más leales a los demás que a ellos mismos. Por desgracia a veces se llega tarde para ayudarles, no pudieron resistir más este infierno. Tan solo necesitan expresar, y buscar un tamiz sanador para ser todavía mejor de lo que son. Cambiando visiones de la salud mental.

Serán más valiosos si los “acaricias” y les preguntas qué quieres un té o un café que si los juzgas, los persigues, los criticas, sin darte cuenta del infierno que viven. Si los refuerzas en positivo. Ell@s son su peor enemigo y Jefe. Ell@s son sus verdugos. Excelentes personas ahogadas en un mundo de emociones que les cuesta filtrar con la razón.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

8 thoughts on “Distimia… Te regalo mis cosas porque me voy

  1. Se dice, no es que se diga, lo sé por experiencia, que algunos niños cuando son pequeños, no se dan cuenta de la malicia que tienen, y hacen daño al otro. Cuando se tiene más edad, no es solo suficiente con salir adelante con personas ajenas a la familia, que hasta personas de la misma familia van a hundir (no lo entiendo el por qué, pero bueno), y por medio de lo que se queda grabado desde niño ya de adulto uno se comporta de otra manera distinta y no quiere saber nada de esas personas que sin ningún sentido les hirieron.
    Hay personas que ven la vulnerabililidad de la otra persona y van a ponerte el pie encima, porque saben que no le van a responder con la misma moneda. En definitiva, hay personas que se aprovechan de personas buenas, que no desean hacer mal a nadie, que saben que no tienen picardía.
    Como bien has dicho, solo hace falta un poco más de corazón, y más humanidad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias a ti por leerme simple mortal que usa este recurso que está dejando de ser… la escritura. Pompeya no se quemó, la Biblioteca de Babilonia todavía existe, ahora se llaman blogs. Un saludo.

      Me gusta

Comenta la entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s