La tinta que no tuve que pagar, el boli que me salió gratis

ink-316909_960_720.jpg

Esta entrada es continuación de la que hice titulada Las tres plumas doradas de Amparo y viene a constatar y confirmar la razón por la que escribo y me gusta hacerlo. La tinta que nunca tuve que pagar, el boli que me salió gratis, la pluma regalada por la necesidad de un niño que con sus letras torpes y pueriles buscaba un mundo mejor para su familia y los demás. Lo sigo buscando.

Mi familia, gran familia en número y calidad de personas era el centro de mi vida. Fuimos siete hermanos, tres chicas y cuatro chicos.
Mi padre pastelero y pintor de profesión, mi madre despachaba en el horno de la familia. Era una empresa familiar que la llevaban los hermanos de mi padre y sus esposas. Fue un horno famoso en aquellos años, mi abuelo Pepico un gran hombre trabajador y generoso.

La vida en aquellos años que yo recuerde pintaba bonita. Teníamos todo lo necesario para vivir incluso más. Un día todo aquello cambió, no voy a entrar en detalles, pero todos sabemos que hay tiempos de vacas gordas y vacas flacas. Por eso siempre me gusta advertir que nada es para siempre y que hoy estás arriba y mañana quizás debajo y por eso hay que saber estar en ambos lados con dignidad sin olvidarse de los demás. Al final todos seremos polvo. Estés en la lista de Forbes o seas un “Nadie”.

Os aseguro que no era “El pequeño Nicolás” ironía…

Mis cartas a personajes famosos.

Spain.QueenSofia.01.jpg

A la Reina le escribía con asiduidad en otra entrada que tengo explico la razón. La Casa Real… Mi historia… Storytelling. Yo era un niño inocente y no me juzgaba nada, era puro. Todavía la vida no me había hecho usar corazas, eso era bueno y al mismo tiempo era duro pues comencé a sentir el dolor ajeno con muy corta edad, hecho por el cual soy sensible al de los demás y he sobrevivido en la vida, pisando campos de minas donde me he dejado manos, pies, orejas. La resiliencia de la que tanto hablo es muy patente en mi vida por estos hechos.

12122717_989187131160147_7646085697274067067_n.jpg

Tuve una infancia feliz, que por los avatares de la vida se tornó para y mi familia en un cielo grisáceo que ni los cúmulos querían estar. Me encantaría tener en mi poder esa carta que un día le mande a la Reina.

Nos quedamos sin calentador de luz, no había dinero para comprar lo más básico comida, ropa. Cuando veía a mis padres sufrir porque no podían darnos estas cosas que antes nos daban con su trabajo y esfuerzo sufría y mucho, mis hermanos igual. Ante esto mi creatividad se disparaba y con la herramienta de la escritura trataba inocentemente de solucionar estos problemas.

Palacio_de_Liria_(Madrid)_01.jpg
La famosa Duquesa de Alba ya fallecida fue una de las personas que recibió una carta de ese niño que trataba de cambiar la realidad mediante la escritura. Sencillamente la veía en televisión en esos mercadillos solidarios y me preguntaba esa señora nos ayudará a comprar ese calentador de luz para poder tener agua caliente. Y así lo hacía, le escribía y al tiempo recibía una carta en un papel de gran calidad con sello incluido que en el que se disculpaba por no poder ayudarnos porque ya ayudaba a otras causas de beneficencia. Me apenaba este hecho la verdad, pues comprar un calentador de luz para ella no hubiera supuesto nada, pero lo aceptaba y mi mente volvía a pensar con creatividad para resolver esa necesidad.

2063341053_7aa8e20981_o
La de cartas que y escritos que tuvieron que recibir en aquellos años políticos de todos los colores de entonces en la Comunidad Valenciana, Presidentes del Gobierno y Ministros. Ninguno movió un dedo, todo eran contestaciónes muy educadas sin resolver nada ni implicarse. La única que se implicó, aunque algo tarde por desgracia, cosas de Correos, fue la Reina Sofía con la enfermedad de mi madre y me guste o no me gusté la Monarquía la verdad siempre le estaré agradecido a su persona. Eran otros tiempos. Ya en aquellos años y siendo niño era el que solicitaba las ayudas a Servicios Sociales, rellenaba los impresos y les hacía seguimiento, nadie me enseño nada. Las denegaban una y otra vez, pero yo no me rendía. Todo surgio de la necesidad y como un reto que conseguí lograr a base de ensayo y error, aprendí mucho gracias a esto.

Tengan claro algo, si no escuchaban a un niño en aquellos años, no escucharan a nadie. De ahí,mi falta de confianza en los políticos, sean del color que sean. No le guardo rencor pero no les creo. Eso quedó grabado en mi corazón, en el corazón de un niño inocente que hacía cosas de adulto para ayudar a su familia y a otras personas. Incluso llegué a escribir una carta a la Reina para la hija de mi vecina de la puerta siete, ya fallecida que había estudiado mucho y no tenía trabajo.

De aquí viene mi pasión por la escritura, mis valores sociales, mi defensa de los mal llamados pobres, pues son los ricos de este mundo, pero se visten con tela de saco. Toda mi vida desde niño ha sido una lucha por los derechos sociales, por la solidaridad, por mejorar lo mejorable en cuanto a la dignidad de mi familia y mi entorno, mi micro sociedad en aquellos años.

Amo a mi familia con todo mi corazón, a mis padres ya fallecidos, ellos me grabaron con oro esos valores que mi familia entera tiene y de los que disfrutamos en la vida a pesar de los reveses. Esto es una cuenta bancaria con muchos ceros que nunca se queda en números rojos…

A veces me han dicho en el presente has trabajado de todo,como extrañados algunos, eres muy polivalente, esta es una de las razones. Dame un reto y verás cómo lo consigo, el No nunca lo tengo delante cuando hay una necesidad que lo justifique ni para mí, ni para los demás. No ha sido fácil, pero les aseguro, que tengo mucha paz interior en cuanto a mi existencia y por ser como soy a pesar de ser falible, cosa que agradezco porque me ayuda a crecer y no encumbrarme. A unos les gustaré a otros no, es ley de vida. Mis sandalias son las mías y nos las usa nadie más, por tanto estoy tranquilo. Así que quien se extrañe de mi mirada crítica a este Mundo y mi lucha y defensa por los Derechos Humanos y Sociales ya tiene la respuesta.

Querid@s lectores y compañeros que buscan trabajo o pasan cualquier adversidad, no dejen de luchar nunca. No se rindan.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

3 thoughts on “La tinta que no tuve que pagar, el boli que me salió gratis

  1. Jose Luis es un gran ser humano,lo he conocido a través de Linkedin y pude captar en él una sensibilidad exquisita,su creatividad,su generosidad,su amor por su Profesión.-Sus escrituras son excelentes.-Para mi es un honor haberlo conocido.-Gracias por tus enseñanzas de vida José.-

    Le gusta a 1 persona

  2. La perseverancia, la fuerza de volvernos a levantar después de habernos caído; cambiar el “no lo puedes hacer” a “si lo puedo hacer”, palabras que se cogen como retos. Desafíos, que desde que se tiene uso de razón, hemos visto en nuestros padres, el saber hacer , saltar como grandes atletas los obstáculos que había y hay en el camino.
    No nos podemos parar, ya hace tiempo que recogimos esa antorcha, tenemos que evitar que se apague la llama.
    Muchas gracias por tus palabras José Luis

    Le gusta a 1 persona

Comenta la entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s