Ser sustituto, no me caso con nadie.

ddddd_2

Hace ya un tiempo que quería reflexionar lo que supone ser un trabajador de sustitución, como que no podía ordenar mis ideas pues no quiero que el texto suponga matices de queja.

Los pros de ser sustituto veraniego, te dictan como lo tienes que hacer el trabajo el jefe y quien sustituyes, por tanto, aunque sea un trabajo que nunca has desempeñado es sencillo repetir como un autómata para no errar.

El problema subjetivo y objetivo de este tipo de contratos viene por otros lares.

Cuando uno ve el trabajo que tiene que realizar y cómo se ha realizado anteriormente…

Es un privilegio en estos tiempos estar trabajando y que alguien que viene de una cola de paro de años muchas veces te sustituya. Hay empresas que no ponen sustitutos y el equipo asume la faena del que descansa por vacaciones.

Imaginemos que una de tus funciones es la limpieza y la atención al cliente, vecino etc…  Vas al puesto de trabajo y te encuentras las funciones muy bien determinadas si tuvieron la amabilidad de dártelas, pero caes en la cuenta de que podrían estar mucho mejor, es decir en este caso y por decirlo finamente la limpieza brilla por su ausencia. No voy a juzgar a quien en su puesto fijo tiene el trabajo de esta forma, en todo caso siempre existen los jefes para darse cuenta sino se cumplen los mínimos establecidos. A veces el tiempo de un contrato fijo, la misma quemazón hace que el trabajo se convierta en algo sin valoración y mediocre, donde uno se sienta cómodamente sin más pretensiones que permanecer y cobrar a fin de mes

El sustituto se encuentra con este dilema:

Si lo hago mejor que el titular, pensaran que vengo a chafarlo y quitarle el puesto. Si además en la empresa tiene “compañeros” ya se encargan de ponerte al día de lo que a su “compañero” no le ponen, lo hacen sutilmente, en realidad quieren que te mojes y te quejes de cómo has recibido el trabajo que tienes que desempeñar, es fácil caer en la trampa, pues si lo haces mejor recibes valoración de ellos y agravios comparativos con su compañero que no se entera de nada, pues está en la playita de vacaciones.

Un mes da para mucho, vecinos que te cuentan, ven cómo trabajas, halagos, y te pones contento e incluso te dicen: “Eres tonto fulanito no hacía eso, no lo hagas total para un mes”

Lo triste de la experiencia es ver que todos los compañeros manipulando sus palabras hablan mal del que está de vacaciones. Y cuando tú ya no estés y vean el tremendo trabajo que te has pegado para limpiar lo que nunca se limpió, ellos sus compañeros, como dicen los mexicanos los compañeros metiches (cotillas, chismosos) se van a dedicar a decir que lo pusiste verde para que no descubra que fueron ellos los que lo hicieron.

Esta frase he tenido que escucharla de un sustituido: “Has limpiado muy bien, pero si limpias así los mal acostumbras” Es decir que nunca va estar bien el trabajo que hagas, si lo haces muy bien dejas ver sus fallas, si lo haces mal dirán que te tocaste la nariz…

Conclusión. Se asertivo, rompe con ese mundo chismoso manipulador, tóxico, trabaja como tu conciencia te dicta dentro de las funciones establecidas y siempre sé tú mismo. Son tiempos para valorar el trabajo más que nunca y aunque a pesar de esto hay gente que no lo valora con su mediocridad, uno en un mes debe trabajar igual que si fuera indefinido, en mi caso me gusta hacerlo bien todo lo que me encomiendan.

Ser sustituido en el fondo implica miedos al que sustituyes, por eso aconsejo siempre,que hagas bien tu labor a pesar de los años que estés y no tendrás que tener miedo a nada.

Creo que sería bueno que estas reflexiones desde la experiencia las leyeran los responsables de RRHH y los jefes. Se pasa mal a veces sustituyendo por presiones y hay que tener mucha autenticidad y valentía.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir #ElTejedorDePalabras. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

5 thoughts on “Ser sustituto, no me caso con nadie.

  1. Cierto es Jose Luis, cuando se hace una sustitución corta, está la comparación de los demás de como trabajas tú y como lo hace la persona que sustituyes y eso significa que tanto si trabajas mucho y bien como si trabajas lo justo, está la crítica acechando.
    Lo que cuenta al final es hacerlo bien para que tu conciencia esté tranquila, que es lo que más cuenta, lo demás ya se sabe, nunca se acertará: si trabajas mucho porque trabajas mucho si trabajas poco porque trabajas poco; en fin el cuento de nunca acabar. Saludos y Animo. Alicia Pulido

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Alicia por tu comentario, eso es precisamente lo que suelo hacer siempre tener la conciencia tranquila y hacer las cosas de la mejor forma que sé. Lo que digan después es inevitable pues mi huella o la del sustituto siempre confronta interiormente y hay que ser muy honesto para no verlo como un problema sino como un aviso de mejora indirecto al que está acomodado por las razones que sean que yo no juzgo. Yo tengo por norma trabajar igual un mes, que cinco años. Saludos cordiales.

      Me gusta

  2. Estoy de acuerdo contigo, cuando se está en un trabajo de sustitución, hay que ser uno mismo, aprender tus nuevas funciones, sin preocuparte que al que se sustituye, lo haga bien o mal;simplemente irse con la conciencia tranquila de que se ha hecho bien la labor, y que esa experiencia vivida ha merecido la pena vivirla.

    Le gusta a 1 persona

Comenta la entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s