El susto que no asusta, guerras

trio-criminal-de-las-azores-tres-hijoputas

En estos días de tantos cambios y contrastes estoy “ojo avizor” para ver, comprender qué está pasando en mi momento actual, reciente cambio de casa, volver a la capital, compartir piso con una gran persona de nacionalidad iraquí. Finalizar un contrato temporal de verano. Y volver a la carretera haciendo dedo, creyendo que esta acción pasada de moda, me ayudará a conseguir mi objetivo, trabajar de forma estable para seguir la vida.

Les quiero contar una breve historia que toca de lleno mi profesión como Educador Social y mis valores como persona. Si caminas medio rápido, pero mirando al sol siempre aprendes cosas nuevas y te enriqueces, cabeza erguida, mirando el cielo.

Estas dos semanas de convivencia con mi compañero X, hemos hablado como hemos podido, yo no sé inglés de academia, sé el inglés que mi interés aprendió por medio de Internet, en mis tiempos dábamos francés.

Pues bien, soslayando todo esto podemos comunicarnos entre los dos y llegar a entendernos yo aprender mejor inglés y él aprender español. Con mi mirada ávida en aprender su bello árabe.

jpegportada

Siempre que entraba en la casa mi compañero, entraba en silencio, hasta el punto que más de una vez me da dado algún susto. Yo me reía siempre y un día dije voy hacerle una pequeña broma cuando entre y le daré un pequeño susto.

Y así fue, ayer mismo estaba entrando en casa, me escondí en mi despacho donde paso muchas horas… y le di el citado susto.

Me sorprendió su reacción. Me dijo en un español que está aprendiendo rápido, no susto, no, soy hombre duro. Es como que me decía que no se asustaba.

En mi inglés de Internet le dije ¿Por qué no te asustas amigo?

Y me contestó lo siguiente:

En Irak todos los días de día y de noche y a todas horas oíamos las bombas caer, a nuestro lado sin no hubiéramos perdido el miedo no hubiéramos podido dormir.

25cbf61e62abe5d370a563d812a5e679_article

Me quedé sintiendo emociones dispares, por un lado, culpa por mi falta de tacto y por otro lado agradecimiento por enseñarme la resiliencia de la que yo hablo que tengo y es verdad la tengo, pero esta situación de piso de alquiler de compañeros, me ha generado todavía más empatía con las personas que dejan sus casas y países por la cruel guerra siempre interesada de los que la encienden.

Por favor somos humanos dejemos las fronteras que nos separan, no juzguemos para salir airosos de la responsabilidad de ser hospitalarios, de estas personas que necesitan nuestra tierra, su tierra, ciudadanos del Mundo.

Gracias compañero por enseñarme un poco más la empatía, el coraje, la resiliencia. Bienvenido a tu casa. Siento tu dolor y lo hago mío como aprendizaje de vida para ser mejor persona y más humano. Soy muy pequeño a tu lado.

مرحبا بك في بيتك شقيق

No soy de ningún sitio y soy de todos… Os lo debo a vosotros padres, gracias por vuestros valores inculcados con amor. No hay ninguna guerra justa.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

2 thoughts on “El susto que no asusta, guerras

Comenta la entrada

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s