Desde muy adentro, no me juzgues

soledad-anteantepenultima

Que apenada esta mi alma, no ceso de dar pasos buscando el descanso de la misma y no lo logro, me siento fuera de este Mundo, no lo comprendo, no lo amo, no lo quiero, sé bueno me decían mis familiares, padres cuando era solo un niño.

Me he pasado toda la vida intentando cumplir ese mandato, no sé ser malo. A veces pienso que la gente se aprovecha de mí y yo me dejo, luego me siento mal y me juzgo como egoísta encima en ese diálogo interno que llevo dentro cada minuto, cada segundo, mi mente no para, no la puedo parar, solo quiero dormir, ahí nadie entra en mi cabeza sin permiso, a veces tengo pesadillas.

Con la paradoja que son mejores que lo que siento y vivo en la vida real. Me siento un gran incomprendido lleno de soledad, que trata de explicarse y nadie le entiende. Muchos aluden a la voluntad de estar bien, señores no puedo es externo a mi e interno hay una fuerza que lleva al desasosiego al hundimiento total y solo tengo ganas de fenecer.

Ando cansado de esta vida, cada día me veo más acotado a prohibiciones porque me cuesta respetarme, estoy abocado a la destrucción de una forma o de otra. No me proyecto ni en tres meses, no veo la luz, no veo el futuro, no sé lo que quiero, quiero paz, serenidad del alma. Nací para ayudar lo sé, pero la crisis que paso cronificada hace que no tenga la autoestima de llevar eso a término. Lo he intentado en mi nueva etapa de pensionista, he viajado hasta Alemania a ayudar a una familia rumana que conocí en España, no soy Dios, no puedo todo, peco de prepotencia, lo he dado todo no me he guardado nada, hasta el punto de enfermar. Por todos lados surge la muerte como solución a todo este desasosiego, ansiedad.

Volví a España pensando estaré mejor, me recuperaré, descansaré de dar, pero me muero lentamente con el sentimiento de inutilidad, de soledad no comprendida, de haber perdido el honor que siempre tuve en mi familia porque nadie de ellos ha comprendido mi momento, mi crisis. Solo tengo una hermana que se preocupa de mí como sabe y puede los demás están ahí y ella hace de radio para ellos sobre mí.

No me están entendiendo comprendiendo y la ayuda no me llega y muero cada día más. No aguantaré mucho parado no soy de estar parado, soy de grandes y pequeñas cosas, pero tengo resolver este infierno que me quema cada día más. La gente aconseja desde lo que le vale a él y eso no sirve. Dios me ayude. Al final es el único que me salva.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios