La comunicación sin capas de cebollas

cebolla2

Hoy me sorprendía en introspección que mi aburrimiento para otros posiblemente banal, esconde mucho orgullo y lágrimas, no saber coger a un amigo, hermano y decirle mira cuántas de capas de cebolla tengo, ninguna me sirve para nada y tan solo vago respirando lo que los pulmones me dejan.

Que sencillo sería todo así y que la gente no se extrañara no se sorprendiera, no se asustara, cosas tan sencillas como explicar que el aburrimiento que balbuceo a veces es dolor, es soledad, es cansancio, es insatisfacción personal.

Si hubiera gente preparada para esto y te dejara expresar y pudieras sostenerlo mucha gente dejaría medicaciones que se toman para enfermedades crónicas. Toda la vida pegados sustancias químicas que se suponen hacen milagros palían emociones, se calman las enfatizan.

Es corto el texto no quiero alargarlo mucho con poco basta, pues el que tenga la valentía de leerlo desde dentro sabrá que no miento y esto sucede en las familias cada día, entre los amigos que llamamos amigos.

Hay que ser muy valiente para dejar todo y preguntar ¿qué te pasa, cuéntame? Y por otro lado muy capaz de no minimizar lo que por dentro te está matando cada día porque no expresas. No esperes a que ocurra una desgracia, luego son todo culpas que se podían haber evitado, las culpas de la insensibilidad de la vida para el que tenemos cerca, al lado cada día, tu hermano.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

Suicidios, acoso escolar

 

 

Recuerda, si te gustó la entrada y el video del canal los puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

¿Qué es la Felicidad TejedorDePalabras?

12249585_211105309220510_6368518054048525757_n-1

Hoy estando en el trabajo, en esos ratos de parón, pensaba, reflexionaba sobre la manida y debatida felicidad, de la ansiada felicidad.

De repente una bocanada de endorfinas gratuitas venía a mi interior a confirmar cosas que últimamente barrunto que estás sucediéndose habiendo salido casi por fortuna de un paro criminal, que cuando se vive, no eres capaz de ver qué sirvió para algo…

Han sido años muy duros, no puedo decir lo contrario, pero por fortuna dentro de mí con o sin trabajo siempre supe que dando cuando no se tiene te aseguras esos segundos de felicidad y lo notas químicamente y en el cuerpo. La felicidad se siente porque es acompañada por el don de lágrimas de la ternura, de la melancolía agradecida.

Notas que el amor baja y baja a esa parte del cuerpo encima del ombligo donde se esconde el huidizo dolor que no se quiere dejar ver por miedo, escondido y protegido por la hermana rabia que siempre va por delante. Que fácil no es expresar en general la rabia… como huimos de expresar el dolor que nos deja indefensos pero que es la gran medicina para poder apreciar la felicidad, la satisfacción de saber que estás haciendo las cosas bien y para bien.

Si señores, dirán algunos ¿Y cómo es eso José Luis, como sientes la felicidad si tus últimos años no ha sido nada generosos en el dar ni el acompañar?

Pues sencillo, la siento y lo reitero cuando defiendo a un inocente a un pobre, a una persona que necesita de mi ayuda, hasta el punto de ver que inmolarse a veces por otros es la felicidad, el negarse a uno mismo. Dirán que religioso me suena esto. Para nada…

Es ser humanos, es tener sentido en la vida, en los barbechos forzados de desamor en todos los aspectos de la vida, sino tengo amor, lo busco no para recibirlo sino para darlo y aunque es egoísta soy feliz y hago apología de este amor pues de miserias está el mundo lleno.

A veces me pregunto y con estas reflexiones con estos momentos de profundidad vital que te ves bello, más allá de lo físico, ¿Por qué estás solo aparentemente? No estoy solo, estoy en cada un@ que se cruza en mi camino y puedo compartir estas cosas y el poder ayudar con ello a los que el miedo a expresar les atenaza la vida y tiene que llegar a momentos crudos para darse cuenta.

En mi desempleo he sido feliz por todas estas cosas que comento. Y gracias a ello, hoy estoy para contarlas con amor, nostalgia y agradecimiento a los que han visitado mi barbecho vital. Espero que algún día, alguien se cruce en mi senda de nuevo y pueda ver esto que expreso porque es todo amor por dar gratis.  Lo merezco, no me quejo y llegará soy un guerrero de la luz y solo lucho por la justicia social. La que me da la felicidad cada día si la puede ofrecer con uñas y dientes.

!Cuántas óperas he llorado con felicidad en estos años, acompañado por la escritura…¡

No tengáis miedo a expresar es la mayor libertad de cualquier guerrero de la luz que se enfrenta con su destino. Huir de las máscaras.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

El miedo y los guerreros oxidados

miedo

Como cuesta expresar el miedo en momentos de la vida, si eres hombre sufres el yugo de dar siempre la talla, y el miedo es una emoción muy cotidiana que si no se expresa puedes llegar a enfermar. El miedo mal canalizado y no expresado puede generar situaciones de violencia hacia uno mismo y hacia los demás. Puede paralizar una vida que está llamada a ser excelsa. Te hace rendir menos en cualquier profesión o destreza.

El mayor miedo que no se suele reconocer con facilidad es el miedo al rechazo del otr@. Muchas veces lo tapamos con reacciones de orgullo, de indiferencia maquillada, pero está ahí. Se siente y baja hacia abajo, a la barriga donde se transforma en dolor, el dolor del niño rechazado y no elaborado.

Es una cadena que oprime el pecho, y hace sufrir mucho, los hombres lo tenemos de escudo siempre tenemos que estar siendo los más fuertes, los más… dando la talla, no nos está permitido mostrar debilidad, fragilidad, miedo.

images

Es como si solo las mujeres sufrieran el miedo a no ser queridas, y en realidad tanto el hombre como la mujer lo sufren, pero lo elaboran de distinta forma según las exigencias del género y de la Sociedad.

Vencer el miedo al rechazo es una heroicidad, es desnudarse delante de alguien por completo y decirle este soy yo, a veces el enano de mis miedos y otras el gigante de mis sueños. Cuando realizamos esta labor de lleno descansas y eres más libre y surge el milagro de la crisálida.

No tengamos miedo y si lo tenemos expresemos ese miedo donde corresponde por salud propia y para conocernos mejor, sin engaños ni falsas vidas.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!