Mi pequeña utopía de solidaridad

19858866_240120619826070_1720339575_n

Se habla mucho de la solidaridad a gran escala ante los espectáculos de precariedad que pasa la raza humana en estos momentos, parece que lo grande es mejor. Y no digo que no, es necesario el tejido social solidario de las Ongs y de los Gobiernos con políticas contra la pobreza.

Quiero contarles un pequeño secreto y quizás me reitere un poco pero no quiero que este hecho dentro de mi mente utópica pase desapercibido.

Desde que me dijeron que ya no puedo trabajar en nada a mis 48 años recién cumplidos mi vida dio un gran vuelco, por un lado, me dije tienes un ingreso más o menos bueno fijo, ya no te preocuparas de nada en este sentido. Por otro lado, pensé que inutilidad de vida, es decir hasta que me muera voy a estar buscando ocio para subsanar el vacío del trabajo.

Entonces me vino una pequeña idea que tiene que ver con mi personalidad, carácter y valores, me dije ¿y si te haces responsable de ayudar a una familia dentro de tus limitaciones como si fueras una ONG más?

Les confieso que acerté pues la felicidad que buscaba cuando buscaba trabajo y aun haciendo voluntariado la estoy sintiendo en estos momentos, no puedo hacer grandes cosas, pero si pequeños gestos que a familias les son un mundo, por ejemplo, una ayuda para pagar un alquiler que se hace costoso, una compra de comida, el pago de impuesto. Es decir, compartir, este es el sentido de mi vida siendo pensionista. Tengo que decirles que he mejorado considerablemente de la enfermedad que padezco, que duermo a pierna suelta y que el cariño que siempre di y busqué lo tengo por añadidura.

Esta es mi pequeña historia de amor al género humano. El dinero no vale nada, el lugar donde lo pones sí. Si todos tuviéramos esto claro con estos pequeños gestos seríamos más humanos.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Rumanos en Alemania Duisburg experiencia real vivida

received_857397251078950 (1)IMG_20100706_03490019858866_240120619826070_1720339575_n

La experiencia de vida de un mes y pico con una familia rumana ha sido del todo gratificante. He podido ser yo mismo en todos los aspectos, respetado siendo gay, cuidado al máximo y con esmero más de lo que merezco. Podía, por ejemplo, llorar por tristeza y tener una familia entera pendiente de mí. Y no sonar raro, a veces me venía la nostalgia de mi España y mi familia de sangre.

Si soy sincero el pueblo donde he vivido de Alemania Duisburg precioso, no me ha gustado nada. Es casi imposible aprender alemán hay mucha inmigración de Turquía que se llevan la mayoría de los negocios con buenas y malas prácticas comprobado. Son la inmigración de primera clase de Alemania, a diferencia de los rumanos que viven como pueden y son realmente marginados en muchos aspectos. Vivienda, idioma, incluso solo por el mero de ser hecho rumano no les alquilan casas ni trabajando.

El gobierno les da un medio de vida precario de vender unos periódicos tipo del vagabundo con licencia y se ponen delante de los comercios, Aldi por ejemplo y son echados por denuncias de los viandantes o de los propios dueños de los negocios. Si no se van son multados y si no tienen empadronamiento tienen problemas mucho más graves, son como delincuentes para ellos, es así de crudo, pero lo he vivido, vivimos días de lo que recogemos de la basura no me da vergüenza decirlo, los periódicos a veces vendes cinco euros en 8 horas de pie al frío o al sol con el miedo de que te echen por la denuncia de un alemán solidario o un turco amoroso.

Sales a la calle y no ves casi personas es triste casas grandes enormes muy buenas con todo llenas de gente que no sale a la calle a socializar. Es la diferencia con el sur de Europa. Se viven por grupos étnicos y los peor valorados son los rumanos que tratan de sobrevivir honradamente con miniJobs si es que encuentran o vendiendo periódicos. Esto me ha indignado y entristecido. Hasta para bajar la basura tienes que tener un permiso y el basurero tiene llave. Un día vimos una nevera con motor mi amigo Coco y yo fuimos a cogerlo estaba en la calle en la chatarra dan dinero por él, pues vino un iracundo alemán nos lo quitó y amenazó con ir a la policía.

Así es la insolidaridad de ese pueblo donde estuve. No se ve gente recogiendo chatarra, sin embargo, hay y mucha y es un medio de vida para una familia que necesita comer. Si no sabes alemán y además eres rumano es que ni te atienden te tiran de malas formas, ahora escuchan España y sonríen es así de penoso. Me daba vergüenza ajena. No me ha dado corte no saber alemán y chapurrear el inglés me he defendido bien. Que feo es el alemán siento decirlo, por lo menos para mí, parece un cubito de hielo.

He bailado mucho y escuchado música en momentos que no tocaba así son los rumanos de alegres entre la miseria que les toca vivir, esto es un don envidiable. Ni una queja, ni una lágrima externalizada, seguir luchando con resiliencia y nosotros nos falta papel del water y nos morimos.

De corazón agradezco a la familia Nicolau poder vivir con ellos, convivir, bailar, reír, llorar y experimentar lo que es no saber qué vas a comer hoy. Vengo lleno de amor y decepcionado de Alemania. Los cumpleaños para ellos son casi como bodas te agasajan con todo lo que tienen y bailan sin parar estuve en varios y aluciné de lo bueno que tienen dentro, bailé sus bailes peculiares gitanos y me sentí entre ellos como uno más. Siempre muy respetado.

Alegría, amor, generosidad, necesidad, danza… Hermanos rumanos os quiero

Tengo que pensar en si volver para vivir definitivamente allí, mi gran duda es que no me gusta la idiosincrasia alemana con los inmigrantes, la rechazó. Por lo demás con menos he sido más feliz. La familia está muy centralizada y eso es algo que tenemos que recuperar.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Expresión de emociones y sentimientos en la búsqueda de empleo antes de emigrar

Expresión de emociones y sentimientos en la búsqueda de empleo antes de emigrar

 

 

 

 

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

 

Salir de España a buscarse la vida

1

Bueno muchos de vosotros conocéis mi situación laboral desempleado desde 2011 y habiendo trabajado como un año más o menos con contratos pequeños. La situación actual mía es cruda, tengo la suerte que sembré en España ayudando a una familia rumana y ellos tienen casa en Duisburg y comida tendria que es lo principal.

Agradezco a de antemano a todos mis contactos el apoyo y cariño que siempre he tenido en las RRSS especialmente LinkedIn.

El tema del idioma alguna persona pensará que es de locos irse sin saber Alemán quizás tengan razón pero yo debo arriesgar en la segunda mitad de mi vida, aqui en España no hago nada más que deprimirme. Soy una persona muy despierta que aprende rápido idiomas y sin estudiar chapurreo el Inglés. Y me defiendo. Por otro lado considero que tengo unas muy buenas habilidades sociales y otra cosa buena es que en mi sector sanitario hay mucha oferta en Alemania.

Me duele tomar esta decisión amo mi país, amo a mi familia y no estoy exento de miedos pero tengo que afrontarlos. Tengo pensado salir el 12 de marzo.

Me ubicaré con un inmigrante más que busca trabajo, acudiré a Ongs que tiene que haberlas para inmigrantes y viviré lo que desde lejos siempre hemos visto que viven ellos que sé que no es fácil y es duro.

España no puede darme ya lo que merezco y tengo rabia acumulada por tanto que he trabajado no dejando de estudiar y reciclándome e incluso reinventándome, buscando de lunes a domingo con perseverancia trabajo. Cambiando dos veces de ciudad para trabajos temporales.

Siempre puedo volver si la cosa se pone muy fea, pero es mejor ir hacia delante y hacer cosas con un objetivo, sé que no es fácil y lo voy a pasar mal con el idioma y otros contratiempos que aparezcan.

No tengo ahorros por el paro extenso que he sufrido, asi que con humildad si alguien quiere colaborar de alguna forma aunque sea desde un céntimo se lo agradeceré para tener un pequeño colchón de seguridad allí. Solo tiene que contactar conmigo. Tengo cuenta bancaria y Paypal.  PayPal.Me/JPIQUERMIGUEL

Banco de Santander ES81 0049 6852 6421 1001 1762

Gracias por empatizar con mi situación, que es la de muchas personas en España.

Espero con tristeza que esta España alguna vez vuelva a ser nutriente y honrada y nos de lo que merecemos trabajo digno.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Genocidios legales de frío en Europa

 

 

 

 

 

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!