Pensamientos de un suicida…

SUICIDIO++10.jpg

El mal se confabula cuando las cosas van mal y se confabula a peor. Hombre de mediana edad parado de larga duración, divorciado varios intentos serios de suicidio, quiere morirse le atan pocas cosas y aunque sabe que causará dolor es su vida a sus seres queridos y no ve otro trayecto ha sufrido mucho pide perdón. Una y otra vez lo intenta no lo logra. Le da miedo quedar vivo peor de lo que está y ser una carga, le da miedo sufrir en ese tránsito hacia la muerte.

Sale del último intento de autolisis y descubre que no le asustan los pinchazos, las gasometrías los lavados gástricos ni el carbón activado. Solo tiene miedo a sufrir el momento que le falte ese aliento de oxígeno que da y quita la vida. Sabe incluso las horas que deben pasar después de la ingesta para que no haya marcha atrás. Y tiene muy buen oído y oye a los médicos decir no tiene tóxicos de tal medicamento, lo que le hace ver cuál es el mejor y más efectivo para la ingesta. Es muy inteligente.

Cada vez está más cerca los antidepresivos duermen sus emociones, pero hay días que se exacerban y los impulsos y la maquinación preparada del tema le tienta.

Nadie comprende esto, la vida es bonita se dice, todo pasará y bla, bla, bla, pero tu vida solo la llevas y sostienes tú.

Se siente muy solo con todo esto se pregunta los por qué y los para qué

Experiencias reales contadas a mi

Misterios del ser humano.

La muerte es sólo un instante. La vida tiene miles y miles de instantes.Alejandro Jodorowsky

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Cuando la glotis se cierra, amor

life-1024x653

Quiero expresar y no puedo tengo un nudo en la garganta, un objeto indeseado que obstruye lo más básico y necesario para el género humano expresar sus emociones, pensamientos, razonamientos.

La vida te pone a prueba muchas veces, vamos por la vida casi sin sentirla, viéndola pasar rápido según a qué edades, miramos atrás, nos arrepentimos teníamos que aprender algo y hoy el presente firme y señor nos lo hace ver. Ha pasado mucho tiempo.

Años de estar rodeado de mucha gente, sensaciones de felicidad por las muchas relaciones sociales y vas caminando y cada cual coge un camino que nos separa indefectiblemente entre nosotros.

Es entonces cuando debemos ser fuertes pues no hay nada más triste que el concepto de pérdida de duelo y continuamente estamos haciendo duelos, duelos en el trabajo, en la amistad, en nuestra mascota, en la familia.

Nacemos rodeados de gente, vivimos la mitad de nuestra vida rodeados de gentes, amigos familiares, sin caer en la cuenta de que esto pasará y aparecerán los duelos porque en esto no nos puede engañar nadie, vamos todos hacia el mismo destino.

Que feliz hacer este camino sin remordimientos, sintiéndote noble, amando la vida sin apegos, para dejar pasos a la vejez serena, tranquila, longeva y al mismo tiempo pueril, pues nadie nos enseñó a ser mayores.

En este siglo donde la indolencia es el pan nuestro de cada día solo podemos rogar tener una vejez digna, una muerte digna, no están los tiempos para estos valores viendo el Mundo como lo vemos, la infancia destrozada, desnutrida, los pueblos masacrados por intereses económicos y algunos preocupándose por la pensión…

Es como ponerse los zapatos antes que los pantalones de pana para no pasar el frio que la vida actual nos somete por su falta de humanidad.

Tengo esperanza en la juventud, en su espíritu crítico que no deje que esto avance hacia la deshominización del hombre la involución. Tenemos robots y nos faltan besos de cariño algo inexplicable en un Mundo llamado a ser humano.

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!