Reflexiones sobre la finitud de la vida

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

 

 

 

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

Si no quieres odio sal del armario valiente homofobia

Ayer iba en el bus como todos los días cuando voy y vengo del trabajo. A pesar de los años aún mantengo un fino oído, selectivo que encuentra conversaciones que luego dan para escribir, esta va a ser una de ellas.

Había dos chicos jóvenes no tendrían ni 18 años y una chica, hablaban de temas varios, exámenes, etc… en un momento un chico comentó. ¿Habéis visto al profesor de Religión? Todos contestaron sí, tienes mucha pluma es gay.

Mientras tanto en mi interior y viendo al chico por el reflejo del cristal del bus algo me decía diles algo… incluso el chico comento por lo bajo mira nos mira por el espejo del bus, es decir sé tu que sentir interpelado por mi mirada de condescendencia ante su comentario.

Mi boca estaba sellada por el miedo, que coño, si hay miedo todavía a defender estos temas, luego me arrepentí. Pero lo mejor de todo y lo que suele pasar muchas veces y en toda mi vida lo he podido comprobar es que el sujeto que habló así del profesor como si fuera un mono de feria al que ver, y hablo con extrañeza en pleno siglo XXI, que vemos esto todos los santos días. Es que era gay escondido y sus palabras a pesar de parecer de mofa o malintencionadas no eran más que un órdago ante sus miedos personales a no ser aceptado.

Ya con mi experiencia de años en estos lares, sé que le hubiera venido bien un buen feedback al crío sobre su comentario, algo directo y confrontativo, pero no hay que dar sino se pide, sale caro.

Algún día este chico saldrá de su amado armario, es un proceso, lo comprendo son los miedos porque, aunque parece que esto está ya resuelto nos equivocamos, siguen muriendo cada día personas por razón de orientación sexual, por ser diferentes, por el miedo de los que no se lo reconocen y por el odio a lo distinto. Todo esto cambiaría en contextos distintos, lo vemos en prisiones de alta seguridad con presos de cadenas perpetuas en todo tan relativo.

Es una pena que niños se quiten la vida por esta razón ante el escarnio de sus semejantes en las escuelas y nunca, nunca estará demás gritar a los cuatro vientos por todos ellos. ¡Soy gay y no me escondo….¡

Recuerda, si te gustó la entrada la puedes recomendar, comentar, compartir y si te gusta el blog te puedes suscribir. ¡Muchas gracias por leerme!